sábado, 2 de junio de 2007

Ergonomía para el diseño


Cecilia Flores | ISBN: 968-5374-02-3

Nuestra relación con los objetos —que diseñamos, construimos, atesoramos y veneramos desde que aprendimos a usar herramientas— está determinada por aspectos culturales, sociales, psicológicos, ambientales y, fundamentalmente físicos.
Debido a que los manipulamos cotidianamente, para poder diseñar objetos que tengan una óptima relación ergonómica con su usuario tenemos que conocernos bien a nosotros mismos y a nuestro entorno. Cecilia Flores presenta, a través de la doble lente del diseñador y el ergónomo, una perspectiva general de esta disciplina, nacida en el seno de la ingeniería y adoptada después por otros campos, como el diseño industrial. Describe los diversos factores que actúan en el medio y en nuestra relación con los objetos: el factor anatomofisiológico, que estudia la estructura y funciones del cuerpo humano; el factor antropométrico, que estudia sus dimensiones; el factor psicológico, que analiza capacidades y limitaciones sensoriales y de percepción; el factor sociocultural, que determina el comportamiento del hombre como usuario; los factores ambientales, como el color, la luz, los olores y los sonidos, y los factores objetuales, que determinan las cualidades formales de los objetos. Para esto incursiona en los campos de la medicina, la psicología, la sociología, la ecología y el diseño, entre otros, y presenta la ergonomía, en toda su complejidad, con un lenguaje sencillo y grato. Este libro, indispensable para los diseñadores industriales, es sin duda una herramienta útil para arquitectos, médicos, ingenieros, diseñadores gráficos y otros profesionales dedicados a diseñar, construir, programar y cuidar el entorno artificial para asegurar un mejor nivel de vida para los seres humanos.

Información adicional: 241 páginas, 23x16.5cm, más de 50 ilustraciones y diagramas, encuad. rústica.

1 comentario:

planet Mico dijo...

pues debería de regalarselo a los alumnos de gerardo rodríguez para la materia ergonomía de la edinba....